• info@gbgeditora.com

CÁDIZ: HERÁLDICA HERCÚLEA

Actualizado: abr 25

El escudo actual de Cádiz, según se aprobó el año 2009 presenta la imagen del mítico Hércules, cubierto por la piel del león de Nemea, al que mató en uno de sus trabajos, sujetando de las melenas otros dos, probable representación simbólica de Europa y África, y la clava ante él; se completa con las columnas de Hércules, con la leyenda “PLUS ULTRA”, y se timbra con corona ducal; presentando en la bordura la leyenda:

“HERCULES FUNDATOR GADIUM DOMINATORQUE”.

Se trata de la actualización del tradicional escudo heráldico de la ciudad, que tiene una gran tradición histórica, pues se basa en ensalzar la figura mítica Melkart, Heracles o Hércules, en sus versiones fenicia, griega o romana; según noticias antiguas tendría un templo próximo a la isla de Sancti Petri, del que no queda resto alguno identificable.

Pero dicho escudo, que siempre ha incluido la figura de Hércules y los leones no se ha presentado siempre igual, en el siglo XVIII la leyenda perimetral, que no figura en ninguno de los ejemplos seleccionados en esta ocasión, era:

“HERCULES FUNDATOR ET DOMINATOR GADIUM”.

Veamos algunos ejemplos de dicho emblema heráldico a partir de documentos emitidos por la Junta de Sanidad gaditana entre 1741 y 1836.



De la observación de las imágenes adjuntas se desprende que la mitad de los grabados fueron ejecutados por grabadores anónimos, de ínfima calidad y probablemente escaso oficio, que utilizan la representación de Hércules, en solitario o en compañía de los santos Germán y Servando, patronos de la ciudad.

De mayor calidad son los restantes grabados, también anónimos, excepto los dos firmados por un casi desconocido Díaz, acaso fray Hernando Díaz de Valderrama.

Acerca de los elementos que incluyen veamos las variantes.

En todos los ejemplos seleccionados figuran dos leones sujetos por Hércules, excepto en un grabado emitido en 1833, en el que solamente aparece uno.

Respecto a la clava, solo en los escudos de 1788 y 1789 carece de la misma; en los documentos emitidos en 1770, 1791 y 1836 figura en el suelo. En los cinco escudos restantes, la clava aparece empuñada por el citado Hércules.

También aparecen las columnas que simbolizaban los hitos de Gibraltar y el monte Hacho en Ceuta, pues la apertura mitológica del estrecho de Gibraltar se debió al citado Hércules y sus columnas figuraban a menudo en el escudo gaditano, como complemento externo en los de 1750 y 1789; dentro del mismo escudo aparecen en los escudos de los años 1770 y 1773. Entre los años 1791 y 1836 los componentes del escudo forman una escena sin enmarcar en un paisaje idealizado. Otro aspecto a tener en cuenta es la leyenda que acompaña en filacterias las columnas: “NON PLUS ULTRA” en 1750, 1770 y 1773; sin embargo en 1789 y 1791 las filacterias incluyen la leyenda contraria: “PLUS ULTRA”.

El mensaje “NON PLUS ULTRA” responde a la creencia de la antigüedad que situaba el confín terráqueo en el estrecho de Gibraltar, más allá del cual no había tierras. Interpretación que quedó desacreditada a partir de los viajes de Colón. El emperador Carlos colocó las citadas columnas con el lema “PLUS ULTRA” en su escudo y en la actualidad flanquean el vigente escudo constitucional de España.

El escudo de Cádiz mantuvo el lema antiguo, a pesar del anacronismo que suponía la negación de tierras más allá de Gibraltar. Habría que esperar a las patentes de 1789 y 1791, cuando ya se habían consolidado los avances del siglo de las luces y la ciudad, enriquecida por el comercio y los negocios de su potente burguesía, para que la ciudad adoptara el lema contrario, que incita a avanzar hacia el futuro.

Las referencias simbólicas al comercio y a la navegación, en forma de paquetes, toneles, anclas, navíos y peces más o menos fantásticos figuran en los grabados de las patentes emitidas en 1789 y 1833.

Llaman la atención las representaciones de 1833 y 1836, probablemente del mismo desconocido autor, en las que, desaparecido el marco heráldico, Hércules intenta controlar uno o dos leones antes unas columnas de Hércules, sin leyenda, y un sol radiante que ilumina desde el fondo de la escena.

Los elementos del escudo gaditano inspiraron a Blas Infante hacia 1918 la confección de un escudo de Andalucía, que es el origen del actual.

Antonio Gil Albarracín

Doctor en Historia

148 vistas

©2020 by GBG editora.

Privacidad Política cookies