• info@gbgeditora.com

SCICLI

Actualizado: oct 2

Población situada en el sudeste del litoral siciliano, aunque en su solar esté acreditada presencia humana anterior, Scicli sería fundada a lo largo del primer milenio a. C. por los sículos, pueblo llegado a Sicilia antes de los griegos, de quienes deriva probablemente su denominación.


Sin especial relieve durante etapas anteriores, quedó arruinada por el terremoto de 1693 que arrasó buena parte de la isla. La calidad de la reconstrucción de sus principales edificios en estilo barroco ha sido reconocida al haber incluido la U.N.E.S.C.O. el año 2002 la ciudad de Scicli, junto a otras siete del Val di Noto, en la lista del Patrimonio de la Humanidad.

Scicli también aparece en una vista de pájaro que encabeza una patente emitida por esta población el 17-2-1794. En la misma su centro aparece ocupado por un escudo con león rampante sobre montañas, orlado de lambrequines y trofeos (banderas, armas y tambores) y timbrado por corona abierta; sigue siendo en la actualidad su escudo heráldico municipal.

Enmarcan la escena pilastras, en cuya basa figura las siglas del autor “D.P.C.”, que desgraciadamente no han podido ser identificadas hasta ahora, y el año 1750, en el que fue dibujada dicha representación. El pórtico resultante se complementa con zapatas superiores y cortinajes.


Enmarcada en dicha arquitectura se sitúa, a vista de pájaro, parte del caserío de Scicli, adaptado a un solar irregular, donde destacan edificios religiosos y civiles, sobre los enclaves preeminentes y en torno a las plazas. Hacia la derecha se divisa la costa y algún velero navegando por la marina.


Asimismo resulta de gran interés la corte celestial, situada sobre nubes discontinuas, presidida por la Virgen de las Milicias, advocación mariana de la Virgen de la Piedad, a la que se da culto en un santuario situado en la inmediación de la población. Dicha representación sostiene en su mano derecha una espada, pues según la tradición el año 1091 la Virgen apoyó, arma en mano, al normando Ruggiero, primer conde de Sicilia, hasta alcanzar la victoria frente a los sarracenos, representados por dos vencidos situados a su pie.


Esta virgen guerrera, mostrando en alto su espada, es paseada en procesión por los devotos cada año; aunque su imagen la representa sobre un caballo, que no figura en la representación de la patente.


Flanqueando dicha representación mariana figuran, sobre sendas nubes, santa Rosalía de Palermo y el beato Guillermo de Noto, patrono de Scicli.


  • Santa Rosalía de Palermo (1130-1166), que vivió y falleció en Palermo. Su culto fue difundido por la orden benedictina. Los devotos creyeron que su intercesión ha conseguido la extinción de diversas epidemias padecidas por Sicilia, por ello la consideran protectora contra las enfermedades infecciosas y la peste. En esta patente aparece representada con sus atributos más habituales: corona de rosas, un crucifijo y una calavera.

  • El Beato Guillermo de Noto, Guillermo el eremita o Guillermo de Scicli (Noto, 1309 – Scicli, 4-4-1404): de familia noble, fue escudero de Federico II, rey de Sicilia, al que defendió de un jabalí en un lance de caza, resultando herido. Por una visión de Santa Águeda se hizo eremita, primero en Noto, y tras una visión de la Virgen, se trasladó a Scicli donde pasó el resto de su dilatada vida, considerándose terciario franciscano. Es patrono de dicha población. Fue beatificado el 9-4-1537 por el papa Paulo III (1534-1549) y, al parecer, no ha sido beatificado; aunque muchos suelen darle el tratamiento de santo.

Antonio Gil Albarracín

Doctor en Historia

103 vistas

©2020 by GBG editora.

Privacidad Política cookies