• info@gbgeditora.com

CARTAGENA (MURCIA)

Principal puerto natural del litoral mediterráneo peninsular español, Cartagena fue fundada como Qart Hadasht por Asdrúbal el año 227 antes de Cristo, en el solar que ya había sido ocupado por un asentamiento ibérico o tartésico.


Convertida en la capital de los territorios cartagineses en la península Ibérica, fue conquistada el año 209 antes de Cristo por el ejército romano de Escipión el Africano, en el marco de la Segunda Guerra Púnica. Se denominó desde entonces Carthago Nova, quedando integrada en la Hispania Citerior y continuó en la provincia Tarraconense, siendo urbanizada por el emperador Augusto, que la dotó de foro y teatro. A partir del año 297 el emperador Tiberio la convirtió en capital de la provincia romana Carthaginense.


Tras la caída del Imperio Romano de Occidente, hacia el 550 se incorporaría a los territorios del emperador bizantino Justiniano, pasando durante el siglo VII a soberanía visigoda y a partir del VIII a la islámica, hasta que el año 1245 fue tomada por tropas castellanas al mando del infante Alfonso, futuro Alfonso X el Sabio. Fue ciudad realenga, concedida como señorío a los Fajardo entre 1464 y 1503, en que retornó a la corona.


La ciudad renovó sus murallas durante el reinado de Felipe II, según proyecto realizado conjuntamente por Vespasiano Gonzaga Colonna y Juan Bautista Antonelli. Dicha muralla, realizada básicamente en tapial, necesitaba de un costoso mantenimiento que no siempre tuvo. Finalmente desaparecería a lo largo del siglo XVIII durante los importantísimos trabajos realizados para construir el arsenal, tras su designación como capital de uno de los tres departamentos marítimos en que se dividió el litoral español. Con aquel motivo Cartagena también renovó las murallas de la ciudad y fueron construidas diversas fortificaciones exteriores que alejaran de la defensa de la citada cerca de la ciudad, dotando de mayor extensión su área defensiva.


Resulta de especial interés la vista de pájaro emitida el 29-7-1721 por la ciudad de Cartagena, centrada por el escudo heráldico municipal. El grabado muestra la plaza fortificada, a la que se accede desde el muelle con varias puertas custodiadas por guardias armados.

Vista de pájaro de la población, su puerto y la corte celestial protectora, presidida por la Inmaculada Concepción y flanqueada por los santos Leandro, Isidoro, Fulgencio y Florentina. Emitida por Cartagena 29-7-1721 (Murcia).

Tras la muralla almenada, el caserío, renovado o desaparecido conforme avanzaban los trabajos del siglo XVIII, muestra abundancia de arcadas abiertas sobre el puerto. Junto a las torres de las fortificaciones, destacan los campanarios de los templos y sus cúpulas.

La ciudad está protegida por una corte celestial presidida por la Inmaculada Concepción, orlada de querubines, sobre la luna, flanqueada por los santos locales:

LOS QVATRO SANTOS HERMANOS HIJOS DE CARTAXENA”.


Se trata de los hijos de Severiano o Severino, alto dignatario hispano-romano, los santos Fulgencio, Leandro, Isidoro, y Florentina. Otra hija del mismo dignatario, Teodora o Teodosia, sería la madre de san Hermenegildo. Tratemos brevemente sobre ellos.

  • San Leandro, siendo arzobispo de Sevilla, fue muy activo en el III Concilio de Toledo (589), consiguiendo el abandono del arrianismo por el monarca visigodo, Recaredo I, que abrazó el catolicismo. Es considerado padre de la Iglesia.

  • San Isidoro, sucedió a su hermano al frente del arzobispado de Sevilla durante las primeras décadas del siglo VII, escribió sus Etimologías, compendio enciclopédico de los conocimientos de su época, entre otras obras. Fue canonizado el año 1598 por Clemente VIII y elevado a doctor de la Iglesia el 1722 por Inocencio XIII.

  • San Fulgencio o Flvgencio, gran orador fue nombrado obispo de Écija (Sevilla), considerado en su tiempo persona sabia, el año 1880 el papa León XIII lo elevó a la categoría de doctor de la Iglesia.

  • Santa Florentina, abadesa benedictina, se considera fundadora de más de 40 conventos.

El año 1739, durante el reinado de Felipe V, los nombres de los santos citados fueron adjudicados por el ingeniero militar Esteban Panón a cuatro de los fuertes o baterías construidas de nueva planta para la defensa del puerto de Cartagena.


Respecto al escudo heráldico municipal, que centra el frente urbano representado en el grabado, bajo la imagen de la patrona de la ciudad, la Inmaculada Concepción, fue concedido, al parecer, por el infante Alfonso, que reinaría como Alfonso X el Sabio, tras la incorporación de la ciudad, el año 1245, a la cristiandad. El blasón muestra en marco ovalado, sobre el mar un castillo alamborado y donjonado, con bordura en la que alternan ocho jaqueles o compones, cuatro de Castilla y cuatro de León; el conjunto aparece orlado por cenefa vegetal y timbrado por corona abierta.

© Antonio Gil Albarracín

18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 
Privacidad Política cookies